Compartir

Bronceado seguro, cómo conseguirlo facilmente

Por Laura Ruiz. Actualizado: 16 enero 2017
Bronceado seguro, cómo conseguirlo facilmente

No hay tal cosa como un bronceado seguro, pero hay muchas cosas que puedes hacer para cuidar tu piel. Al salir al sol sin protección, corres el riesgo de: arrugas. Envejecimiento prematuro de la piel, quemaduras desagradables y dolorosas, contraer cáncer de piel.

Entonces, este es un artículo donde aprenderás mucho sobre tomar sol, el bronceado, y la salud.

Aprender el lenguaje

El primer paso para convertirse en una diosa o dios dorado es aprender la terminología básica.

Establecer una definición de “bronceado” no es tan inútil como parece. El bronceado se produce cuando la piel absorbe la radiación ultravioleta (o rayos UV). Como respuesta, la piel produce una sustancia conocida como melanina, que oscurece las capas externas de la piel. Aunque muchos creen que el bronceado nos hace parecer más saludable, en realidad es una señal de que la piel ha sido dañada. Es similar a las etapas iniciales de una quemadura.

El índice UV es un término extravagante que se refiere a la forma en que los científicos miden la cantidad de radiación ultravioleta que golpea la superficie de la tierra en un punto dado del día. UV es una luz invisible que siempre está presente, aunque en diversos grados. En realidad hay dos tipos de rayos UV: UVA y UVB. Los dos son malos, así que asegúrate de que el producto de bronceado que uses especifique la protección contra ambos.

El índice real se mide de 0 a 10+, por lo que si estás pensando en tomar sol, mira el pronóstico del tiempo o un mapa para ver el índice UV del día. Cuanto mayor sea el número que aparece en el índice, mayor es la cantidad de exposición que tendrás a la radiación ultravioleta. Así que hay que tener cuidado del sol en los días con un índice de rayos UV alto. Si permaneces en el sol durante mucho tiempo, te vas a quemar y pelar.

SPF son las siglas de Factor de Protección Solar. Todos los protectores solares tienen un número que van de 4 hacia arriba, así que tendrás que determinar cual es el que funciona mejor contigo. La mayoría de los dermatólogos recomiendan usar un protector solar con un SPF de al menos 15. Sin embargo, el nivel de protección que necesita una persona se basa generalmente en el tipo de piel, y la historia de su bronceado. Por ejemplo, las personas de tez pálida deben apuntar a un SPF de 30, mientras que las personas de tez oscura posiblemente puedan elegir uno de 4. Para estar seguro, siempre es mejor preguntar al farmacéutico que SPF funcionará mejor en tu caso.

Aunque la mayoría de las personas creen que un protector solar es lo mismo que un bloqueador solar, en realidad son productos diferentes, que están destinados a diferentes usos. El protector solar es una crema o loción con un rango de SPF. Que reacciona con la piel para crear una barrera invisible contra el sol. La fuerza de la barrera está determinada por el número de SPF. Cuanto menor sea el número, menos protección. La mayoría de los protectores solares se deben aplicar 20 minutos antes de salir a la calle para que tengan tiempo para trabajar. El uso de un protector solar no evitará una exposición, pero se reduce el riesgo de quemarse.

El bloqueador solar no tiene SPF, ya que protege al cuerpo de todos los rayos UV. Por lo general, el bloqueador solar es una crema espesa que debe contener óxido de zinc. Aquí es donde la cosa se complica: Algunos protectores solares con SPF de 15 o más son erróneamente conocidos como bloqueadores solares. Si quieres un bloqueador solar, no compres un paquete que tenga un número SPF, ya que un bloqueador solar verdadero no lo necesita.

Calcula tu factor de riesgo

Puesto que tu meta es broncearte y no quemarte, toma un par de minutos para calcular tu factor de riesgo.

En primer lugar, determina qué tipo de piel tienes. Las personas con piel blanca y ojos claros tienen que tomar precauciones adicionales de no quemarse. La mayoría de la gente se puede quemar en 15 minutos. Cuanto más oscuro eres, puedes manejar más exposición al sol sin quemarte.

¿Qué tan cerca vives del ecuador?. No tienes que averiguar la latitud y longitud precisas - sólo conocer la regla dorada que, cuanto más cerca vives del ecuador, más probabilidades tienes de quemarte con el sol.

Ten cuidado mientras estas de vacaciones en altitudes elevadas. La radiación UV aumenta un 5% cada 1.000 pies por encima de nivel del mar.

Has una lista de todos los medicamentos que estás tomando. Muchos medicamentos contienen sustancias químicas que hacen que la piel reaccione de manera diferente a los rayos UV. Por ejemplo, los antibióticos, los antihistamínicos, los anticonceptivos orales, antidepresivos tricíclicos y medicamentos para acné, harán que tu piel se queme en lugar de broncearse. Si piensas que un medicamento que estás tomando puede caer en una de estas categorías, utiliza un protector solar con un SPF más alto. Es lo más seguro y prudente.

Bronceado seguro, cómo conseguirlo facilmente - Calcula tu factor de riesgo

Toma precauciones para evitar quemaduras de sol

El objetivo aquí es un bronceado seguro, pero como ya sabemos que es imposible, al menos podemos encontrar la manera de evitar quemarse. Hay un mito común de que una quemadura de sol se desvanece en un bronceado. Esto no tiene ningún fundamento en la realidad. Una quemadura de sol es en realidad un montón de vasos sanguíneos rotos que se forman en la parte superior de un bronceado. Es especialmente malo sufrir quemaduras por el sol antes de la edad de 21 años, ya que aumenta las probabilidades de cáncer de piel, pero una quemadura de sol a cualquier edad puede tener efectos secundarios graves. Estos efectos incluyen la pérdida de humedad de la piel, pérdida de elasticidad y la formación de manchas en la piel. Así que para asegurarse de obtener un bronceado dorado y saludable, es necesario tomar algunas precauciones.

Trata de evitar el sol entre las 10 am y 4 pm, ya que es cuando los rayos UV son más fuertes.

Asegúrate de que el protector solar es resistente al agua. Si estás pensando que no necesitas protector solar, porque vas a nadar, te equivocas. Los rayos UV pueden alcanzar hasta 9 pies en el agua, y será más difícil de sentir tu piel quemándose mientras practicas natación.

Aplica el protector solar cada 20 minutos.

Aplica el protector solar en días que se ven nublados también, ya que las nubes son capaces de bloquear sólo el 20 por ciento de la radiación.

La ropa que usas también pueden tener un impacto en si te quemas o bronceas. Cuando no nadas, usa ropa suelta que no sea transparente. Usa colores claros, ya que la ropa oscura atrae el sol. La mayoría de los dermatólogos recomiendan usar un sombrero bajo el sol.

Por supuesto, ningún equipo anti-sol estaría completo sin un par de gafas de sol. Las gafas de sol que compras no tienen que ser caras, pero deben ser capaces de bloquear los rayos UVA y UVB. Si no lo sabes, no las compres. La exposición de los ojos al sol puede resultar en la pérdida de visión y daños en la córnea.

Considera usar autobronceador

Los autobronceadores no dañan la piel, y puedes seleccionar el tono exacto de color de bronceado que desees. Numerosas opciones están disponibles para los autobronceadores. Puedes elegir entre los geles, lociones o aerosoles. Ten cuidado, sin embargo. El hecho de que tu piel será dorada no significa que no te quemas. Mantiene la aplicación de protector solar cada vez que sales al sol.

La aplicación de un autobronceador es simple. En primer lugar, es necesario exfoliar. Esto simplemente significa deshacerse de todas las células muertas de tu cuerpo. Te ayudará a broncearte de manera más uniforme.

Asegúrate de que tu cuerpo está completamente seco antes de aplicar el bronceador. Si hay alguna humedad, pueden salir manchas. Encuentra una marca que se pueda ver pasando (es decir: la crema en sí debe ser de color, no clara) para que no falte aplicar en ninguna de las áreas.

Si deseas leer más artículos parecidos a Bronceado seguro, cómo conseguirlo facilmente, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Belleza y Cuidado Personal.

Escribir comentario sobre Bronceado seguro, cómo conseguirlo facilmente

¿Qué te ha parecido el artículo?

Bronceado seguro, cómo conseguirlo facilmente
1 de 2
Bronceado seguro, cómo conseguirlo facilmente

Volver arriba