Compartir

Cómo cuidar un piercing microdermal

 
Por Isbel Delgado. Actualizado: 16 enero 2017
Cómo cuidar un piercing microdermal

Si te gusta el mundo de las modificaciones corporales o si quieres ir un paso más allá del piercing convencional, seguramente ya conoces los piercings microdermales. Se trata de un implante que se coloca debajo de la piel y en cuya punta se sostiene una pequeña joya. Como su colocación requiere una incisión, el nivel de dolor y cuidados son mayores que los de un piercing convencional, sin embargo, si tomamos algunas medidas básicas lo más seguro es que el proceso de recuperación sea rápido y sin contratiempos. Por eso, en unComo te explicaremos cómo cuidar un piercing microdermal para que puedas lucirlo sin contratiempos.

Pasos a seguir:
1

Generalmente, los piercings microdermales están hechos de titanio. Este material permite que el proceso de cicatrización sea más rápido y tiene menos riesgo de generar infecciones, además de que es mucho más ligero que el acero.

El implante se coloca a 1,5 milímetros de la piel con unas pinzas especiales, después de haber hecho una incisión con una aguja biselada. Una vez que la base del piercing microdermal está puesta, se procede a colocar la joya, enroscándola cuidadosamente para que quede sujeta a la base y, al mismo tiempo, en la parte superficial de la piel.

En este otro artículo te damos algunos consejos genéricos sobre cuidar los piercings para que no se infecten.

Cómo cuidar un piercing microdermal - Paso 1
2

Al terminar el proceso, el perforador colocará un vendaje que debes dejar por lo menos 24 horas para que permitas que se forme tejido en la base del implante y para que la joya pueda mantenerse en su lugar. El vendaje es la primera fase para cuidar un piercing microdermal, ya que el tejido que se forme es el que sujetará la joya de manera permanente.

3

Una vez que te quitas el vendaje, viene la primera limpieza de la zona implantada. Nunca toques la joya ni el área que la circunda sin haberte lavado las manos con agua caliente y jabón antibacterial. Con las manos ya limpias, mezcla agua tibia y jabón hasta crear espuma y lo aplicas en el piercing microdermal, dejando actuar por unos minutos y retirando con agua tibia.

4

Con una gasa esterilizada, aplica suero fisiológico o una mezcla de agua con sal, presionado la joya (pero no demasiado) por unos 10 minutos. Con esto te aseguras de eliminar los restos de sangre que hayan quedado.

Cómo cuidar un piercing microdermal - Paso 4
5

Después de cada limpieza, debes asegurarte de eliminar los restos de jabón, suero o mezcla de sal marina con agua tibia. Luego, secas el área del implante con una toalla de papel de manera muy cuidadosa para evitar molestias y que el piercing microdermal se desplace. Cuando el área ya está completamente seca, colocas un vendaje nuevo a prueba de agua.

En este otro artículo de unComo te damos algunos consejos acerca de cómo desinfectar un piercing.

6

Una de las dudas más frecuentes sobre cómo cuidar un piercing microdermal tiene que ver con la frecuencia de las limpiezas. Lo recomendado es que sean dos veces al día (en la mañana, después de ducharte y en la noche, antes de dormir), salvo que tu perforador te haya dado otras indicaciones. El tiempo de cicatrización varía según la persona pero puede tardar un máximo de tres meses.

7

Recuerda que la colocación de un implante de este tipo puede ser un proceso seguro si se realiza con un profesional que cumpla con las normas sanitarias necesarias, si el implante y la joya son de buena calidad y si cumples rigurosamente con los consejos para cuidar un piercing microdermal. De lo contrario, podrías exponerte a infecciones, rechazo del implante o al riesgo de sufrir hepatitis C.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo cuidar un piercing microdermal, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Belleza y Cuidado Personal.

Escribir comentario sobre Cómo cuidar un piercing microdermal

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo cuidar un piercing microdermal
1 de 3
Cómo cuidar un piercing microdermal

Volver arriba