Compartir

Cómo curar la resequedad de la piel

 
Por Aleix Cardona. Actualizado: 16 enero 2017
Cómo curar la resequedad de la piel

La piel no solo es el órgano más extenso de nuestro cuerpo, también es su escudo protector, por lo que es imprescindible mantenerla cuidada para que cumpla sus funciones. A causa de agentes nocivos como el sol, las rozaduras, productos químicos o el frío es habitual en muchas personas sufrir de piel reseca.

Si tenemos en cuenta que la piel es nuestra fachada, lo primero que el mundo ve de nosotros, la dermis no solo debe mantenerse cuidada por salud, sino que también es fundamental a nivel estético. Así pues, desde UnComo.com te queremos dar algunos consejos y tratamientos para que sepas cómo curar la resequedad de la piel y que así puedas mantenerla hidratada y firme.

También te puede interesar: Cómo aclarar la piel de las ingles
Pasos a seguir:
1

Seguramente esperas que te empecemos a hablar de cremas, productos y tratamientos, siempre que se habla de piel reseca salen a la luz lociones y cremas para evitarla, y aunque no te falta razón, muchas veces nos olvidamos de lo fundamental.

La piel es un reflejo de nuestra salud y un pilar fundamental de nuestra salud es la alimentació. El primer remedio para curar la piel reseca no es otro que llevar una dieta equilibrada, con preferencia en el consumo de frutas y verduras, además, es indispensable beber suficiente agua para mantener el cuerpo hidratado y que la piel luzca perfecta.

Pero no debemos beber dos litros de golpe antes de ir a dormir, nuestro cuerpo necesita estar constantemente hidratado, por eso tenemos que darle pequeñas dosis a lo largo del día, para que pueda ir absorbiéndola según sus necesidades.

Cómo curar la resequedad de la piel - Paso 1
2

Aunque la mayoría de las cremas hidratantes la llevan y lo anuncian, es poca la gente que aprovecha los beneficios y propiedades que la leche nos ofrece para el cuidado de la piel y especialmente para curar la resequedad.

Gracias a sus proteínas, la leche ayuda a suavizar e hidratar la piel, revitalizando y curando su resequedad. Una buena forma de aprovecharnos de ello es hacer un baño con leche y mantener la piel en remojo durante 20 minutos. Posteriormente puedes limpiarte con agua y contemplar la suavidad y textura de tu piel gracias a la hidratación ofrecida por la leche.

3

Los antiestéticos rastros de la piel seca son células muertas que se te acumulan en la superficie y para tratar la resequedad debes deshacerte de estos residuos que impiden que la piel se hidrate correctamente. Para hacerlo existe un tratamiento llamado exfoliación que, por suerte, puedes hacerte tu mismo en casa con maravillosos resultados.

Si quieres saber cómo curar la resequedad de la piel, aprender a hacer exfoliantes caseros es una muy buena forma. Puedes hacerlos con sal, con azúcar o incluso con café, simplemente debes mezclar media taza de cualquiera de estos ingredientes con una taza de miel o aceite de oliva hasta que te quede una textura pastosa.

Cuando te la apliques sobre el cuerpo haz movimientos circulares con las manos, para que puedas deshacerte de todas las impurezas a la vez que tu piel se nutre de todas las vitaminas que necesita. La acción de la sal o el azúcar en contacto con tu piel depurará tu dermis y abrirá tus poros, permitiendo una correcta oxigenación y liberando todas las células muertas. Cuando acabes y te enjuagues con agua podrás notar la suavidad de tu piel en contraste a como estaba antes.

Cómo curar la resequedad de la piel - Paso 3
4

A la hora de curar la resequedad de la piel no puedes negar los efectos reparadores e hidratantes de un buen bálsamo. A continuación te vamos a exponer un par de productos naturales que pueden potenciar esa acción y mantener tu dermis completamente hidratada y protegida.

Tanto el aceite de coco como el aceite de almendras pueden cumplir fantásticamente esa función, pues ambos tienen grandes propiedades humectantes como demuestran los bálsamos labiales de coco. Por sus vitaminas y nutrientes, estos aceites naturales son unos grandes remedios para curar la sequedad de la piel, por eso mismo, podemos aprovecharnos de sus propiedades añadiendo dos cucharadas de cualquiera de los dos a nuestra crema hidratante habitual, de este modo potenciaremos sus efectos y la capacidad de hidratar nuestra piel.

Te recomendamos aplicarte esta mezcla al menos dos veces al día, por la mañana y por la noche, aunque dependiendo del nivel de sequedad y de la zona del cuerpo puedes hacerlo más veces.

5

No obstante, para las zonas más vulnerables a padecer resequedad, es preferible hacer un tratamiento específico, pues requieren de una hidratación más intensa. Estas zonas suelen ser las articulaciones: los codos, las rodillas, las manos, los talones y los tobillos.

En estos casos un hidratante drástico es el aceite de ricino, un ingrediente natural rico en vitamina E y que se absorbe rápidamente, el cual podemos aplicar directamente sobre las zonas para curar la resequedad de la piel.

Cómo curar la resequedad de la piel - Paso 5
6

A diferencia de lo que mucha gente cree, por más que mojemos nuestra piel no estará más hidratada. Al contrario, los baños excesivos o la duchas duraderas pueden ser un inconveniente a la hora de mantenerla cuidada. Las exposiciones largas con el agua pueden eliminar los aceites naturales que protegen e hidratan nuestra piel, motivo por el cual no debemos alargar más de 10 minutos nuestras duchas y esta debe ser con agua tibia, pues el agua caliente también nos priva de estos aceites esencial propios de nuestra piel.

7

En caso de que tengas piel reseca en el rostro, hacerte un tónico casero puede ser necesario para ayudar a limpiar tu rostro y poder hidratarlo. Especialmente te recomendamos uno con productos que ya hemos utilizado anteriormente, así los podrás aprovechar y sacarles más partido.

Si añades 1 cucharada de aceite de oliva por cada 4 cucharadas de leche obtendrás un magnífico tónico facial para aplicártelo antes de dormir y que haga efecto durante la noche. Ya hemos hablado de las propiedades de la leche, pero además, el aceite de oliva es muy rico en ácidos esenciales, en vitamina K y en vitamina E, grandes aliados para la regeneración de los tejidos.

Cuando tengas la mezcla, simplemente debes mojar un trozo de algodón y untártelo en el rostro con movimientos circulares, prestando especial atención a las zonas que tengas más resecas. Si haces el tratamiento antes de ir a dormir, enjuágate la cara con agua tibia al levantarte y, a los pocos días, notarás la mejoría de tus piel reseca.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo curar la resequedad de la piel, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Belleza y Cuidado Personal.

Escribir comentario sobre Cómo curar la resequedad de la piel

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo curar la resequedad de la piel
1 de 4
Cómo curar la resequedad de la piel

Volver arriba