Compartir

Cómo evitar que los zapatos me hagan rozaduras

Por Àngels . Actualizado: 16 enero 2017
Cómo evitar que los zapatos me hagan rozaduras

¿Quieres ponerte ese par de zapatos que tanto te gusta pero te resulta imposible? ¿Te provocan heridas y te causan un dolor insoportable cada vez que te calzas? Aunque las llagas y rozaduras parezcan inevitables, lo cierto es que sí que existen algunos consejos que pueden ahorrártelas y permitirte usar cualquier par de zapatos sin problema. Así que no esperes más y descubre en este artículo de unComo cómo puedes evitar que los zapatos te hagan rozaduras.

También te puede interesar: Cómo evitar rozaduras en los pies
Pasos a seguir:
1

En primer lugar, aunque pueda parecer algo obvio, para evitar que los zapatos te hagan rozaduras será fundamental que los zapatos sean de tu talla y se adapten perfectamente a tu pie. Con esto queremos decir que antes de comprártelos deberás probártelos y asegurarte de elegir el par más adecuado: ni demasiado grandes ni demasiado pequeños.

Así mismo, debes recordar que es común que tengamos un pie más grande que el otro, por lo que tendremos que fijarnos en cómo nos van ambos zapatos y no solo uno. En caso de que uno de ellos te vaya un poco grande o sientas que te baila en el pie, podrás solucionarlo con media plantilla para que se adapte correctamente.

Cómo evitar que los zapatos me hagan rozaduras - Paso 1
2

Así mismo, será muy importante que antes de estrenar un par de zapatos nuevos te los pongas por casa para que vayan cediendo y adaptándose a tu pie. No será nada recomendable que uses por primera vez unos zapatos para acudir a un evento —como por ejemplo una boda— sin haberlos llevado antes, porque lo más probable es que te causen rozaduras y heridas.

3

Un buen truco casero para conseguir que los zapatos se amolden a nuestros pies será aplicar en su interior un poco de crema hidratante, de la que usas habitualmente para tu cuerpo, con el objetivo de que se reblandezcan y se adapten mejor, especialmente si son de piel.

No te excedas en la cantidad, se trata únicamente de aplicar un poco de crema y untarla hasta que el zapato quede bien impregnado; deberás hacer hincapié en la parte posterior, es decir, en la zona de los talones y en las posibles costuras que tengan los zapatos. Del mismo modo, también puedes aplicar la crema sobre tus pies justo antes de calzarte, así como otros consejos que te explicamos en este artículo sobre cómo evitar rozaduras en los pies.

Cómo evitar que los zapatos me hagan rozaduras - Paso 3
4

Otro remedio doméstico que evitará que unos zapatos te hagan heridas en los pies consiste en meter el par de zapatos en el congelador. Sí, sí... como lo lees, tendrás que ponerlos en un bolsa de plástico para evitar que se estropeen y entonces meterlos al congelador durante al menos un par de horas. Al sacarlos, deberás calzártelos de inmediato para que tomen la forma de tu pie; evidentemente, estarán fríos por lo que un par de calcetines no te irá nada mal. Ahora se trata de caminar por casa con los zapatos puestos para que cedan y dejen de hacerte daño.

5

En zapaterías, tiendas de reparación de calzado o zapateros e incluso en supermercados y grandes superficies podrás encontrar sprays específicamente diseñados para ablandar el calzado. Así pues, también puedes decantarte por esta opción, especialmente si tus zapatos no son de piel o si los consejos anteriores no te han funcionado como esperabas.

Del mismo modo, puedes llevar los zapatos a la horma para tratar de ensancharlos y evitar que te provoquen heridas o rozaduras. Estas piezas articuladas se insertan en el calzado y permiten estirarlas para agrandar un poco los zapatos.

Cómo evitar que los zapatos me hagan rozaduras - Paso 5

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo evitar que los zapatos me hagan rozaduras, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Peso e imagen corporal.

Escribir comentario sobre Cómo evitar que los zapatos me hagan rozaduras

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo evitar que los zapatos me hagan rozaduras
1 de 4
Cómo evitar que los zapatos me hagan rozaduras

Volver arriba