Compartir
Compartir en:

Cómo exfoliar la piel con sal marina

1 vez compartido
 
Cómo exfoliar la piel con sal marina

Si buscas un potente exfoliante natural que te ayude a cuidar tu piel en profundidad, aquí encontrarás la solución: la sal marina. Ya sea gruesa o molida, la sal marina ha salido de la cocina para revolucionar el mundo de la cosmética natural, convirtiéndose en uno de los ingredientes más preciados que ayuda al proceso de eliminación de células muertas de la piel, a remover las impurezas y sanear la superficie de la epidermis para conseguir rejuvenecerla y mejorar su aspecto. ¿Te interesa descubrir cómo exfoliar la piel con sal marina? Entonces, no dejes de leer los siguientes tips de belleza que en unCOMO hemos recopilado para ti. A continuación, descubrirás las propiedades y beneficios de la sal marina y sus múltiples aplicaciones como exfoliante natural.

También te puede interesar: Propiedades de la sal marina para la piel

Beneficios de la sal marina para la piel

La sal marina es un perfecto exfoliante natural que nos ayuda a tener nuestra piel sana y libre de impurezas, escamas o células muertas. Destaca sobre nuestra piel por ser un producto abrasivo, por lo que actúa como un exfoliante puro de manera directa y muy intensa sobre nuestra piel y, además, nos ayuda a abrir los poros, mejorar la circulación e hidratar en profundidad la piel, lo cual puede ayudarnos a calmar las pieles irritadas y secas, así como a combatir enfermedades cutáneas como la psoriasis o los eccemas practicando baños de sal marina.

Asimismo, su uso es beneficioso para todas aquellas personas propensas a la aparición de acné o con pieles grasas, dado que la sal marina ayuda a absorber el exceso de sebo generado por las glándulas que encontramos en la epidermis.

Por otro lado, otro de los grandes beneficios de la sal marina para la piel es que ayuda a cuidarla en profundidad gracias a su poder de mineralización natural. A diferencia del azúcar, la sal es rica en minerales, por lo que nos ayuda a alimentar a nuestra piel con minerales y nutrientes de forma saludable y terapéutica. Pero si por algo destaca este ingrediente es por su gran poder a la hora de eliminar tanto piel muerta como toxinas u otras impurezas, lo que lo convierte, sin duda, en el exfoliante natural por excelencia. ¿Todavía tienes dudas? ¡Pruébala y sentirás en propia piel todos sus beneficios!

Descubre más detalles en el artículo Propiedades de la sal marina para la piel.

Exfoliante de sal marina y miel

Si tienes la piel seca, la miel será tu gran aliada. Junto con la sal marina, este ingrediente es ideal para humectar naturalmente la dermis y aportarle propiedades antibacterianas, vitaminas y enzimas naturales que le otorgan un gran poder para cuidar y embellecer tu piel de manera natural. Por ello, te proponemos hacer un exfoliante de sal marina y miel que le aportará múltiples beneficios a tu dermis.

Preparación: necesitarás una taza de sal marina gruesa, media de sal marina fina y una cucharadita de miel. Introduce las sales en un mortero y muele un poco. A continuación, añade un chorrito de aceite de oliva y la cucharadita de miel. Mezcla bien todos los ingredientes para que quede una masa espesa.

Aplicación: con el exfoliante preparado, podrás aplicarlo antes del baño y dejar que actúe durante unos 15 minutos, aproximadamente. Recuerda realizar un masaje circular para estimular y activar la circulación, a la vez que remueves las células muertas e invitas a la piel a su regeneración completa. La sal marina y la miel son la combinación perfecta para exfoliar en profundidad tu piel.

En el siguiente artículo puedes encontrar otras recetas de exfoliantes con miel.

Exfoliante de sal marina y aceites esenciales

Como sabrás existen múltiples aceites esenciales que además de ser terapéuticos, dejan una fragancia exquisita en nuestra piel, por ello son muchos los cosméticos que los introducen en sus recetas para conseguir aumentar tu sensación de bienestar. Si quieres exfoliar la piel con sal marina, no hay nada mejor que mezclarla con los aceites esenciales que más te gusten. A continuación, te ofrecemos distintas posibilidades para dejar un aroma delicioso en tu piel a la vez que la cuidas, la mimas y la curas.

Sal marina y lavanda

Esta es una combinación exquisita. Mientras la sal trabaja en la eliminación de células muertas, pieles e impurezas, la lavanda y su aroma te ayudarán a vivir una experiencia relajante. La lavanda es ideal para cuidar la piel, ya que cuenta con propiedades antisépticas, antiinflamatorias y antifúngicas, lo cual te ayudará a acelerar la curación y cicatrización de las heridas, reducirá el acné y combatirá otros problemas de la piel como las arrugas, los eczemas, las grietas, las quemaduras... ¡Todo un lujo! Así que qué mejor que preparar un exfoliante de sal marina y lavanda, un remedio casero espectacular. Para su elaboración necesitarás:

  • 1/2 taza de sal marina
  • 1 cucharada de lavanda seca
  • 10 gotas de aceite esencial de lavanda
  • 1/3 de taza de otro aceite esencial, entre los que te recomendamos el coco, la almendra, la uva o la jojoba.

Mezcla todos los ingredientes y tendrás este exfoliante reparador listo para exfoliar en profundidad tu piel.

Sal marina y menta

Durante años, la menta ha sido usada en diversas culturas y ha ido ganando terreno en el mundo de la cosmética y la belleza poco a poco hasta convertirse en un producto ideal para el cuidado de la piel. Si tienes la piel grasienta o sufres de acné, la menta puede convertirse en tu aliado, ya que contiene propiedades antiinflamatorias y antibacterianas, se puede utilizar como tónico para darle firmeza a tus poros y es un excelente hidratante natural. Por todo ello, te proponemos preparar un exfoliante casero de sal marina y menta, una combinación total para cuidar tu piel, regenerarla, refrescarla e hidratarla en profundidad. Para elaborarlo necesitarás:

  • 2 tazas de sal marina
  • 2 tazas de aceite (almendra, uva, jojoba, oliva...)
  • Unas gotas (de 20 a 30) de aceite esencial de menta

Mezcla todos los ingredientes hasta formar una masa compacta y grumosa. Cuando tengas tu exfoliante de sal marina y menta, podrás aplicarlo sobre tu piel previamente húmeda. Recuerda realizar movimientos circulares para que las propiedades penetren en la dermis y, a la vez, puedas remover en profundidad las células muertas, eliminar las impurezas y reactivar la circulación sanguínea. Por último, enjuaga con agua abundante la crema exfoliante. ¡Notarás los resultados!

Exfoliante de sal marina y azúcar

La sal y el azúcar pueden ser una combinación explosiva y regeneradora para tu piel. La siguiente receta no solo te dejará con una energía renovada, la piel libre de impurezas y bien suave, sino también un delicioso olor en tu piel. Para su preparación necesitarás:

  • 1/2 taza de sal
  • 1/2 taza de azúcar
  • Unas gotas del aceite esencial que más te guste (almendra, jojoba, lavanda, coco, vainilla...) o también unas gotas de jugo cítrico como el limón o la naranja.

Mezcla todos los ingredientes y úntate con ellos para realizar un relajante masaje exfoliador, renovar las células de tu piel y estimular la circulación sanguínea.

La sal, por su parte, está compuesta de yodo, minerales y otros micro elementos que contribuirán a la renovación total de la piel. El azúcar, por su parte, ayuda a brindar a la piel una apariencia joven y fresca gracias a que elimina tanto las células muertas como los puntos negros de nuestra piel, sin secarla ni atacarla. ¿Te apuntas a combinar ambos exfoliantes naturales? ¡Son una maravilla!

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo exfoliar la piel con sal marina, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Belleza y Cuidado Personal.

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre Cómo exfoliar la piel con sal marina

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo exfoliar la piel con sal marina
1 de 3
Cómo exfoliar la piel con sal marina