Compartir
Compartir en:

Cómo hacer exfoliante de lavanda

1 vez compartido
 
Cómo hacer exfoliante de lavanda

¿Sabías que la lavanda es perfecta para cuidar tu piel? Es una de las mejores opciones entre las plantas medicinales para exfoliar, limpiar, hidratar y cicatrizar la dermis en todo el cuerpo, además de poseer grande capacidades relajantes que harán que la rutina de belleza sea más agradable que nunca. Si quieres limpiar en profundidad tu dermis y exfoliar las capas más superficiales de esta para deshacerte de todas las impurezas sigue leyendo este artículo de unCOMO en el que vamos a desvelarte cómo hacer exfoliante de lavanda casero. Además de conocer todas las propiedades y beneficios que te brinda esta planta, conoce cuáles son las mejores recetas de exfoliantes con lavanda y las combinaciones de ingredientes naturales más efectivas.

También te puede interesar: Cómo hacer un exfoliante de café

Propiedades de la lavanda para la piel

La Lavandula es un grupo de especies de plantas aromáticas como la lavanda, el espliego, la alhucema y el cantueso entre otras. El uso de esta familia de plantas está muy extendido por todo el mundo y su principal uso es como ambientador para el hogar y como relajante y antiinflamatorio. Por lo tanto, se trata de una planta muy versátil y que cada vez tiene más popularidad en el mundo de la cosmética debido a su aroma relajante y a sus fantásticas propiedades para tener una piel bonita y bien cuidada.

Entre las propiedades de la lavanda para la piel destacamos que elimina impurezas, es antiséptica, hidratante, cicatrizante y exfoliante. Por todo ello está muy indicada para deshacerse de las células muertas de la dermis, reducir las cicatrices y las manchas en la piel, así como para proteger, hidratar en profundidad y desinfectar.

Por todos estos beneficios es uno de los productos naturales más usados en los exfoliantes naturales ya sean para el rostro o para todo el cuerpo. Si te interesa saber algunas de las mejores recetas de exfoliante de lavanda presta atención a los siguientes apartados.

Exfoliante con sal, lavanda y aceite de coco

Una receta de exfoliante casero y natural que te dará unos resultados increíbles y duraderos es la que une las flores de lavanda con sal marina y aceite de coco. Estos dos últimos ingredientes son muy beneficiosos para la piel, pues la sal marina es muy exfoliante, antiséptica y antiinflamatoria, mientras que el aceite de coco hidrata en profundidad, es cicatrizante, antimicrobiano y protege la piel contra los radicales libres, preservando el colágeno y la elastina. Así, si quieres hacer un exfoliante efectivo y con un aroma muy relajante prueba con esta receta:

Ingredientes

  • 3 cucharadas de flores de lavanda
  • 5 cucharadas de sal marina o azúcar
  • 3 cucharadas grandes de aceite de coco o aceite de uva
  • 10 gotas de aceite esencial de lavanda
  • 1ml de conservante natural (opcional)
  • 10 o 15 gotas de pigmento natural violeta (opcional)

Preparación y tratamiento

  1. Mezcla la sal o el azúcar con las flores de lavanda en un bol y añade el aceite de coco o uva hasta que veas que queda todo bastante uniforme.
  2. si quieres que te dure hasta 6 meses tendrás que añadir el conservante natural y si lo quieres de color tendrás que añadir el colorante también en este paso. Mezcla bien para que todo quede lo más homogéneo posible.
  3. Añade las gotas de aceite esencial de esta hierba aromática y vuelve a mezclar todo.
  4. Guarda toda la mezcla en un tarro que cierre bien y ya puedes usarlo.
  5. Para ello, tendrás que limpiar bien la zona a exfoliar con agua y jabón y con desmaquillante si fuera necesario.
  6. Con tus dedos coge un poco del exfoliante preparado y masajea suavemente y en círculos la parte que desees tratar, durante unos 5 minutos.
  7. Deja que pasen otros 5 minutos para que los aceites puedan penetrar bien en tu piel y entonces aclara con agua fría abundante.

Puedes usar este tratamiento 1 vez a la semana o cada 2 semanas para mantener tu piel en buen estado, pero para tratar afecciones y zonas que necesitan exfoliación como las durezas en las rodillas o los codos puedes usarlo diariamente hasta que observes mejora.

Exfoliante de lavanda, aceite de oliva y aceite de almendras dulces

Otra mezcla muy buena para tratar la piel a la vez que la exfoliamos es juntar lavanda, aceite de almendras, aceite de oliva y sal marina. Tanto el aceite de oliva como el aceite de almendras dulces son dos ingredientes naturales muy extendidos en todo el mundo para tratamientos de belleza y también en la medicina natural. Se caracterizan por hidratar profundamente y crear una capa protectora, ayudando a regenerar la piel y a mantenerla bien limpia de impurezas. Si quieres probar esta receta de exfoliante natural de lavanda y aceites sigue estos pasos:

Ingredientes

  • 1/2 taza de flores de lavanda
  • 1 taza de aceite de oliva
  • 1 taza de aceite de almendras dulces
  • 3 tazas de sal marina fina
  • 5 gotas de aceite esencial de lavanda

Preparación

  1. En un recipiente echa la sal, las flores y los dos aceites mientras mezclas hasta ver que queda uniforme.
  2. Añade las gotas de aceite esencial de esta planta aromática y mezcla de nuevo.
  3. Así puede durar unos 3 meses en perfectas condiciones pero si quieres que dure más añade el conservante natural como en la receta anterior.
  4. Coloca la mezcla en un recipiente de plástico con tapa y antes de usarlo deja que repose por unas 10 horas.
  5. Úsalo como un exfoliante normal antes o después de ducharte, masajeando suavemente, y permite que los ingredientes actúen por 15 minutos antes de retirarlo con agua fría abundante.

Puedes usar esta mezcla exfoliante 1 o 2 veces a la semana y recuerda no aplicarla en parte muy irritadas de la piel o con heridas. Tan solo úsalo para deshacerte de las impurezas y células muertas de forma habitual o para tratar durezas.

Exfoliante facial de lavanda y té verde

Por último, te recomendamos hacer un exfoliante de lavanda y té verde con el cual lograrás no solo suavizar y regenerar tu piel, sino que también conseguirás aportar muchos antioxidantes, desinfectar, desinflamar y proteger la dermis de forma natural y muy efectiva. Pro esto, el té verde es muy utilizado en la dermis para rejuvenecer las células y evitar la aparición de granos y de otras imperfecciones. Aunque esta receta está especialmente indicada para el rostro, si le añades sal marina o azúcar puedes usarla en todo el cuerpo. Para hacer este producto cosmético natural con estos ingredientes tan beneficiosos tendrás que seguir estas sencillas indicaciones:

Ingredientes

  • 1 cucharadita de té verde en polvo o en hojas machadas
  • 1 taza de flores de lavanda
  • 5 gotas de aceite esencial de lavanda
  • 3 cucharaditas de aceite de coco
  • 3 cucharadas de sal marina o azúcar (opcional)

Preparación y tratamiento

  1. Vierte el polvo o las hojas machacadas de té verde en un recipiente de plástico y mezcla las flores de lavanda.
  2. Añade la sal o el azúcar y mezcla machacando bien hasta que todo quede homogéneo.
  3. Vierte el aceite de coco a la vez que sigues removiendo y cuando esté todo uniforme ya puedes guardarlo en un tarro hermético.
  4. Lava bien tu rostro o la zona dónde vas a aplicarlo y con tus dedos coge un poco de este producto y masajea bien la piel, suavemente y en círculos.
  5. Pasados 5 minutos de masaje deja que los ingredientes actúen por otros 5 o 10 minutos y aclara con agua abundante.

Puedes usarlos de forma habitual 1 o 2 veces por semana y para tratar zonas que necesitan una exfoliación profunda puedes usarlo cada día hasta empezar a notar mejoras y poco a poco bajar la regularidad de su uso.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo hacer exfoliante de lavanda, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Belleza y Cuidado Personal o también te puedes descargar la app de moda Bellatips, la aplicación ideal para estar siempre "Bella".

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre Cómo hacer exfoliante de lavanda

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo hacer exfoliante de lavanda
1 de 3
Cómo hacer exfoliante de lavanda