Compartir

Cómo quitar las uñas de porcelana

 
Por Erika Palma. 3 abril 2020
Cómo quitar las uñas de porcelana

Si han pasado las semanas y no tienes tiempo para ir al manicurista, puede que notes que ya es hora de quitarte las uñas postizas. Comenzarás a notar levantamiento en el esmalte o las uñas crecerán y se te hará difícil manejarlas. Los profesionales de las uñas recomiendan no dejar pasar más de 3 semanas antes de quitar las uñas o renovarlas.

Pero cuando el tiempo pasa, ¿puedes saltarte la cita de la manicure? Si tienes una emergencia o no puedes ir a que te las quite un profesional, no te preocupes. En unCOMO queremos darte las mejores soluciones para que sepas cómo quitar las uñas de porcelana en casa y sin dolor. Trátalas con cuidado y podrás quitarte las uñas acrílicas rápidamente.

También te puede interesar: Diferencia entre uñas de gel y porcelana

Método 1: con acetona

Una de las formas más efectivas para remover la uñas de porcelana u otros tipos de uñas postizas sin salir de casa es con acetona. Para ello solo necesitarás un bol de cristal, acetona, un palito de naranjo, una lima de grano fino o un taco pulidor y una lima de grano grueso (100-180).

  1. Si tus uñas de porcelana están pintadas con esmalte tradicional, retíralo con quitaesmalte; si están maquilladas con esmaltes semipermanentes o finalizadas con top coat de secado en lámpara, debes retirar la capa de color limando suavemente con un búfer, taco pulidor o lima de grano fino (lima de manicura, por ejemplo). Es importante que no toques el crecimiento, ya que se trata de tu uña natural, y que los movimientos sean en un único sentido.
  2. Antes de introducir las uñas en la acetona, te recomendamos limar el largo de la uña para no desperdiciar producto y para evitar tener las manos en el líquido más tiempo del necesario. Lima el borde libre hasta conseguir el largo deseado.
  3. Vierte la acetona en un bol de cristal (nunca de plástico). Vierte la cantidad suficiente para que, al sumergir los dedos, el líquido cubra la uña.
  4. La acetona es un producto agresivo que reseca la piel y puede dañarla. Para evitarlo, aplica un poco de vaselina alrededor de la zona de cutícula y en las partes del dedo que vayan a quedar sumergidas en el producto.
  5. Sumerge los dedos en el líquido removedor y deja actuar durante 20 minutos aproximadamente.
  6. Cuando saques las uñas del bol, es probable que notes como algunas partes de la porcelana tienen un aspecto como derretido. Empuja y retira suavemente el acrílico con un palito de naranja.
  7. Una vez retirado el producto, revisa cuánta porcelana queda en tus uñas para utilizar una lima con un grano fino o uno más grueso. Si queda poco producto o el grosor de la uña ha bajado tras aplicar la acetona, te recomendamos ser cuidadosa en el limado y utilizar una lima suave. Si, por el contrario, aún queda una capa gruesa de producto, tendrás que utilizar una lima con un grano mayor.
  8. Para finalizar, aplica aceite de cutículas (tanto en la zona de la cutícula como en la uña) y crema hidratante en las manos para compensar la sequedad que haya podido provocar la acetona.

Ventajas de este método: es efectivo y no necesita de mucha habilidad.

Desventajas: la acetona reseca la piel y daña las pieles más sensibles, así que te recomendamos que no lo uses cada vez que quieras quitarte las uñas de porcelana, solo para ocasiones especiales o emergencias.

Para que las uñas de porcelana te duren más tiempo, te invitamos a visitar nuestro artículo Cómo cuidar las uñas de porcelana.

Método 2: con acetona y papel aluminio

Este método es muy parecido al anterior, la diferencia es que, en lugar de sumergir las uñas en acetona, empapamos un algodón con ella o con un producto removedor de acrílico y envolvemos las uñas con papel de aluminio. Este es el paso a paso para quitar las uñas de porcelana en casa fácil y rápidamente:

  1. Lima la uña con un taco pulidor o lima suave para quitar los restos de esmalte.
  2. Corta un disco desmaquillante por la mitad e imprégnalo de acetona, sin que chorree. Pon el disco encima de la uña y envuélvela con un trozo de papel de aluminio. El papel debe estar ajustado para que sujete el disco con la acetona y aporte calor. Repite esta operación en cada uña.
  3. Deja actuar durante 20-30 minutos.
  4. Una vez pasado el tiempo de exposición, con un palito de naranjo o un empujador de cutículas metálico, retira los restos de porcelana que se han ido reblandeciendo gracias al papel de aluminio y la acetona.
  5. Lima lo que quede de porcelana adaptando el grosor de la lima al grosor de la capa de acrílico que quede en tu uña.
  6. Hidrata las manos y aplica aceite de cutículas.

Ventajas: es más rápido que el método anterior puesto que la actuación del aluminio acelera el proceso.

Desventajas: cuando has envuelto con papel todas las uñas de una mano, es complicado envolver las de la otra sin que se aflojen o caigan los papeles. Si puedes, pide ayuda a alguien en casa.

Aprender cómo cuidarte las uñas en casa puede serte de mucha utilidad si algún día no puedes ir a un centro de manicura. Descubre más en nuestro artículo Cómo arreglar las uñas.

Cómo quitar las uñas de porcelana - Método 2: con acetona y papel aluminio

Método 3: con cortauñas

Si no tienes acetona ni productos removedores, te habrás echado las manos a la cabeza en más de una ocasión al ver el estado de tus uñas. En unCOMO también pensamos en ti y vamos a contarte cómo quitar uñas de porcelana sin acetona. Necesitarás un cortaúñas ya que la tijera de manicura no tiene fuerza suficiente para cortar la porcelana o el acrílico.

  1. Utilizando solo la esquina del cortauñas, haz un corte en el borde de la uña (más o menos donde acaba tu uña natural y comienza el largo artificial) con cuidado de no tocar el hiponiquio, es decir, la piel que crece debajo de tus uñas.
  2. Repite la operación en el otro lado.
  3. Una vez que hayas dado estos dos cortes, el largo de la uña se terminará de desprender cuando lo toques. Si no fuera así, repite el proceso con delicadeza.
  4. Ahora solo te queda limar la zona de porcelana que está sobre tu uña natural para rebajar el grosor y darle forma al borde libre tras haber hecho los cortes.

Ventajas: es una forma rápida de eliminar una uña de porcelana muy larga.

Desventajas: puede dar un poco de miedo, ya que el acrílico o porcelana son muy duros y, al hacer el corte, puede parecer que vas a hacerte daño en las uñas.

Método 4: con lima

Si no tienes productos removedores ni acetona, el único método saludable para quitar las uñas postizas de porcelana sin dañar la uña es el del limado. Tendrás que tener paciencia y limar tus uñas hasta rebajar al máximo el grosor y el largo.

Como ves, hacemos hincapié en la cuestión de rebajar, ya que si limas toda la uña artificial hasta eliminar por completo todo el producto, hay bastantes posibilidades de que acabes limando más de la cuenta y dañes tu uña natural.

  1. Para no hacerte daño, lima el largo de la uña primero.
  2. Luego, lima hasta reducir el grosor de la uña lo más que puedas.
  3. A medida que tu uña natural vaya creciendo, puedes repetir el proceso de limar el largo e ir eliminando el producto.

Ventajas: si no tienes acetona en casa, este es tu método.

Desventajas: es un método más lento, pero efectivo.

Cómo quitar las uñas de porcelana - Método 4: con lima

Método 5: con hilo dental

Este es un método casero que utilizan algunas youtubers de belleza, aunque no lo aconsejamos porque puede dañar bastante tu uña natural.

Se trata de ir haciendo palanca en la zona de crecimiento de la uña natural con un empujador para cutículas metálico. Una vez que la uña de porcelana se levanta, se introduce hilo dental por la abertura y se va deslizando hacia abajo hasta arrancar la uña artificial.

El problema es que, al arrancar la uña artificial, es bastante probable que se lleve consigo capas de tu uña natural dejándola débil y dañada.

Método 6: con aceite

Este método para quitar uñas de porcelana sin acetona solo es aplicable si tus uñas acrílicas han sido construidas sobre un tip (uña postiza que sirve para alargar la extensión de la uña). El paso sería como en la técnica de la acetona o la acetona y el papel de aluminio, con la diferencia de que, antes de esos pasos, hay que dejar las uñas en remojo en un bol con aceite. El motivo de esto es que el aceite actúa ablandando el pegamento con el que se ha pegado el tip y puede ayudar a que la uña artificial se desprenda con más facilidad, sobre todo si tus uñas tienen más de 4 semanas o sufren levantamiento en alguna zona.

- Ventaja: el aceite nutre tus uñas e hidrata la zona de cutículas.

- Desventaja: si la uña no tiene levantamiento, es difícil que el aceite actúe sobre el pegamento.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo quitar las uñas de porcelana, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Belleza y Cuidado Personal.

Escribir comentario sobre Cómo quitar las uñas de porcelana

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo quitar las uñas de porcelana
1 de 3
Cómo quitar las uñas de porcelana

Volver arriba