menu
Compartir

Cómo se forma una perla

Cómo se forma una perla

Las perlas son piedras preciosas únicas y exclusivas que tienen un gran valor, puesto que solo ellas proceden de un ser vivo. Por ello, muchas joyerías crean con ellas joyas preciosas, como Jorge Juan Joyeros. Pero ¿cómo se forma una perla realmente? Existen numerosos mitos sobre el origen y la formación de este fenómeno que ha sido investigado por buzos y científicos.

Si quieres saber más, a continuación, en unCOMO, te lo explicamos todo acerca de las perlas, desde su origen y formación, hasta su obtención. La perla es uno de los bienes más preciados. ¡Descubre los motivos y verdades de las perlas en el siguiente artículo!

También te puede interesar: Tipos de perlas - Nombres y fotos

Qué son las perlas: origen y tipos

Las perlas son una de las piedras preciosas más preciadas y valoradas del planeta. Son muy exclusivas dado que se forman dentro del tejido blanco de un molusco, dando paso a esta pieza brillante y dura. Debido a que provienen de un ser vivo, ninguna perla es igual y puede variar dependiendo de la zona en la que es recolectada, además de por su color, su tamaño o su forma, dando lugar a distintas tipos de perlas, como:

  • Perlas de mar.
  • Perlas de río.
  • Perlas blancas.
  • Perlas negras.
  • Perlas redondas.
  • Perlas barrocas.

Pero ¿podemos encontrar perlas en todos los moluscos? La respuesta es no. Las perlas se forman, generalmente, en moluscos bivalvos, es decir, aquellos que tienen dos conchas, como ostras y mejillones.

Cómo se forma una perla - Qué son las perlas: origen y tipos

Cómo se forman las perlas

Ahora que conoces su procedencia, debes saber el fenómeno de su formación. Las perlas se originan en aquellos moluscos vívalos en los cuales ha penetrado un agente externo, ya sea un fragmento de concha, un grano de arena o un parásito. El molusco, instintivamente, cubre esta partícula con nácar, una sustancia compuesta por carbonato de calcio, agua y materia orgánica. Este método de protección natural del molusco hacia el cuerpo extraño da lugar a las perlas naturales, que son realmente quistes de nácar.

A partir de 1893, este fenómeno natural dio lugar a la posibilidad de crear perlas a través del cultivo, dado que monitorizando el proceso, se podía introducir un irritante en el molusco, mediante una incisión delicada, que diera lugar a la formación de esta piedra preciosa. A finales del siglo XIX, se logró convertir un fenómeno natural y casual en un método para cultivar perlas. A día de hoy, casi todas las que encontramos en el mercado están cultivas. Las perlas naturales son muy difíciles de encontrar y son extremadamente caras.

Cómo se cultivan las perlas

Si bien esta es el fenómeno natural de la creación de perlas, también existe su cultivo. Esta explotación se utiliza básicamente para la fabricación de joyas, como las que encontramos en Jorge Juan Joyeros, y es el método de formación de perlas más común hoy en día. Para lograr obtener un gran número de perlas a través de su cultivo, se suelen elegir zonas de aguas templadas, como el Caribe, el Golfo Pérsico, Australia, Japón o Vietnam, los principales países productores de perlas.

La formación de perlas con la intervención humana se produce mediante la cría de una gran cantidad de larvas de ostra, que se alimentan de fitoplancton hasta convertirse en un pequeño molusco. En ese momento, son trasladadas al mar en jaulas especiales para garantizar su supervivencia durante dos años.

Pasados estos dos años, se inicia la segunda fase de la formación de perlas: la nucleación.

Nucleación

Esta es una fase realizada por expertos en la que se introduce una ostra viva en un trozo de manto de nácar, extraído previamente de otra ostra, y en el que se incorpora de manera inmediata un cuerpo esférico pequeño que permita a la ostra realizar su método de protección natural a través de la secreción de nácar que dará lugar a la perla.

Vuelta al mar

Una vez las ostras han sido nucleadas, se devuelven al mar, colocándolas en paneles de mallas, para facilitarles el flujo de alimento y agua. Cada dos meses deberán limpiarse para que los parásitos y musgos que generalmente atraen no atasquen el flujo de plancton y agua.

Recolección de perlas

Pasados unos meses, cuando la ostra ya ha realizado capas y capas de nácar para aislar el agente externo y se ha endurecido, la perla está lista para ser recogida. El tiempo de producción de la perla suele ser de unos 3 años y medio. Se trata de un proceso muy lento. Además, aunque se intenta tratar a las ostras con gran cuidado, solo un 5 % de ellas sobrevive y es capaz de proporcionar perlas.

Extracción de la perla

Finalmente, cuando la perla ya se ha originado en la ostra, es momento de extraerla. Para ello, hay que realizar un corte en el manto de la ostra para poder llegar a la perla. Si la ostra sobrevive a esta intervención puede seguir usándose para la creación de nuevas perlas. No obstante, y por desgracia, la mayoría de estos moluscos mueren en el proceso.

Si estás pensando en adquirir joyas de perlas para una boda, ¡no te pierdas este otro artículo sobre Qué joyas debe llevar una novia!

Cómo se forma una perla - Cómo se cultivan las perlas

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo se forma una perla, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Moda y Estilo.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Su valoración:
Yumi
Me ha gustado mucho esta información, no tenía ni idea de cómo se hacían las perlas. Son tan bonitas... resulta increible pensar lo que son en realidad.

Cómo se forma una perla
1 de 3
Cómo se forma una perla

Volver arriba