Compartir
Compartir en:

Cómo tener unos pechos bonitos

Cómo tener unos pechos bonitos

La forma, el tamaño y turgencia de nuestros pechos depende de varios factores siendo uno de los más importantes la genética. Cada seno es diferente de unas mujeres a otras, pueden estar más caídos, menos, con los pezones más grandes o más coloreados… Lo importante y primordial es que te sientas segura, a gusto y confiada con tu pecho. No importa si es más o menos grande o más turgente o caído, cualquier pecho es bonito si sabes cómo potenciarlo. Unos pechos pequeños pueden llevarse sin sujetador y unos pechos grandes potenciar un escote, sin embargo el pecho muy grande puede provocar dolores de espalda. En este artículo de unCOMO te vamos a dar algunos trucos sobre cómo tener unos pechos bonitos tengas el tipo de pecho que tengas.

También te puede interesar: Cómo tener los senos más grandes

¿Sabes realmente cuál es tu talla de sujetador?

Aunque cada mujer tiene unos pechos diferentes puedes seguir algunos consejos para que luzcan más bonitos. Además, hay muchas cosas que hacemos mal sin darnos cuenta, como llevar una talla de sujetador que no es la que deberíamos usar. ¿Sabes exactamente cuál es tu talla de sujetador? Si acabas de responder que sí, enhorabuena eres de las pocas que sabe exactamente qué talla es la suya.

Para lucir unos pechos más bonitos es importante prestar atención a la talla de sujetador que estamos usando y cambiarla si es necesario. Un sujetador que queda subido por la parte de la espalda significa que es un sujetador pequeño para nuestra talla. Por el contrario, uno que queda un poco holgado nos está grande y no solo en la espalda, puede quedarnos bien de anchura pero mal de copa creyendo que así nuestros pechos van más ligeros y es mejor. Este es un error muy común no solo por pensar que los pechos holgados van mejor sino porque muchas mujeres lo usan para aumentar una talla de sujetador y esto puede hacer que tus pechos al no estar sujetos caigan por inercia del peso.

Lo ideal es encontrar la talla exacta y buscarla en las tiendas cuando necesites lencería nueva. Parece algo absurdo pero no lo es, no solo se verá feo estéticamente hablando sino que una talla diferente de sujetador puede provocar incluso dolores de espalda, por ejemplo cuando es pequeño. Además, tener el pecho aplastado puede oprimirlo y ser perjudicial para tu salud.

Cómo saber la talla del sujetador

Vamos a ver cómo se mide la talla del sujetador. Muchas mujeres piensan que por tener una talla más alta en número tienen más pecho, pero están equivocadas. Si piensas que tener una 90 es tener más pecho que una 85 estás equivocada. Estos números indican la anchura de espalda pero no el tamaño de los pechos, que viene dado por la copa del sujetador, indicada por una letra.

Para saber tu talla coge una cinta métrica y primero colócala alrededor de tu tórax pasando por tu espalda justo debajo de tus pechos, rodea tu torso y mira cuánto mide. A esta medida hay que sumarle 15 y te dará la talla de tu sujetador (el valor numérico) Si por ejemplo te da una medida que no existe en la talla de sujetador como una 88 se redondea a lo alto. Muchas personas se sorprenden ya que al medirse ven que están usando más talla o menos de la que deberían.

Una vez tomada esta medida tienes que hacer exactamente lo mismo pero esta vez midiendo el contorno sobre la parte más pronunciada de tus pechos, que suele ser la del pezón. Mide el contorno rodeando el pecho y pasando por la espalda. Te dará un valor numérico que debes buscar para ver qué copa usas (A, B, C, D…). Para ello puedes guiarte de la siguiente tabla (ver tabla en la imagen).

Es cierto que si tienes una copa muy alta y una talla más pequeña de espalda lo más probable es que tengas que coger alguna talla más ya que, aunque tu espalda sea más pequeña, el pecho hace que aumente el contorno y aunque para ello existen copas grandes quizás no en todas las tiendas encuentres la proporción que buscas. Esto, sin embargo, solo ocurre en proporciones muy descompensadas, por ejemplo, si eres muy bajita y te has operado el pecho poniéndote una cantidad muy grande, ya que los sujetadores suelen estar compensados. Por ejemplo sería difícil encontrar una 85 E (aunque las haya). Por eso cuando una mujer se opera el pecho se dice que aumenta su talla, aunque en realidad debería decirse que lo que aumenta es la copa.

Fuente: juliettespassion.com

Hidratar y proteger la piel de los pechos

Con el paso del tiempo la piel pierde elastina y colágeno y esto hace que pierda firmeza. Esto ocurre con la piel del pecho que, además, debido al peso de las glándulas mamarias hace que vaya decayendo. También afectan otros factores como la lactancia. Sin embargo, unos buenos cuidados para el pecho pueden ayudarte a que este luzca bonito en cualquier momento, aparte del uso correcto del sujetador como ya hemos visto.

Por ejemplo, es muy importante empezar por cuidar la hidratación de la piel de los senos y protegerla del sol. Para que la piel del pecho se vea bonita es necesaria la hidratación al igual que es importante en el resto del cuerpo. Además, la piel del pecho es más fina y aunque creamos que no se reseca lo hace con mucha facilidad.

Ten en cuenta que el escote forma parte de esa piel que está al descubierto, al igual que la cara, y los agentes externos la contaminan. Es importante mantenerla hidratada, además de que evitará la formación de estrías. Si, además, has dado a luz y has estado dando el pecho es conveniente usar una crema reafirmante. Cuando apliques la crema haz pequeños masajes circulares, de esta manera activarás el flujo sanguíneo de la zona y esto hace que las cremas se absorban mejor.

No olvides tampoco la protección solar. No solo en verano sino durante todo el año y no solo para evitar posibles enfermedades, como un cáncer de piel, sino porque el sol envejece nuestra piel. Además, si eres de las que hace topless ten cuidado con el sol en tus pezones ya que podría colorearlos más. Y si tienes cicatrices por alguna operación de pecho aumenta la protección en la zona ya que también podría colorearlas y quedar marca. Una buena hidratación combinada con protección solar hará que la piel de tus pechos se vea espectacular. Puedes realizar también una exfoliación una vez cada quince días para limpiar la zona en profundidad.

Otros trucos para tener unos pechos bonitos

Aparte del cuidado de la piel y de la importancia de la talla del sostén que llevamos, hay más factores que intervienen en el aspecto de nuestros senos, como la postura de la espalda y el ejercicio. Por ello, hay que tenerlos en cuenta y cuidarlos, así que sigue estos otros consejos para lucir unos pechos bonitos:

Postura correcta

Muchas veces nos encorvamos sin darnos cuenta y acabamos inclinadas hacia delante lo que hace que nuestros pechos también caigan hacia adelante. Para la espalda y para que los pechos se vean bien tienes que mantenerte erguida con los hombros ligeramente hacia atrás y la espalda recta.

Cuidado a la hora de dormir

Lo mejor es dormir boca arriba ya que de lado el pecho cae y uno aplasta a otro y boca abajo se aplastan. Como esto no es algo que podamos controlar ya que de noche nos movemos no te preocupes en exceso. Lo que sí es cierto es que, a no ser que tus pechos sean muy grandes, en cuyo caso es conveniente usar un sujetador deportivo, lo mejor es no usar sujetador para dormir.

Agua fría

Cuando te duches procura terminar con un chorro de agua fría ya que esto activa la circulación y ayuda a tonificar la piel.

Ejercicios

Hay algunos ejercicios que pueden ayudarte a tener un pecho más bonito y firme como son las flexiones que trabajan sobre el torso. Otro de ellos que puedes hacer en el gimnasio es el ejercicio de mariposa, que se realiza en un banco de ejercicios donde te sientas con la espalda recta y las rodillas apoyadas y a través de unos extensores de la máquina estiras los brazos hacia los lados, con los codos doblados haciendo que tu brazo forme un ángulo recto. Una vez agarrada tendrás que abrir y cerrar los brazos repetidas veces. Este ejercicio ayuda a tonificar la zona del pecho. También puedes tumbarte en una tabla o sobre el suelo y usar unas mancuernas (de no mucho peso) para subir y bajar los brazos con ellas, ejercicio que también potencia la zona del torso.

Potencia tu pecho con la ropa

Por último, pero no menos importante, la ropa puede ayudarte a estilizar tu figura y también resaltar tus pechos o tu escote.

Si tienes unos pechos caídos lo mejor es usar prendas armadas, que sean algo más rígidas de lo normal, como los corsés. Ahora están de moda no solo como la prenda en sí sino usados encima de camisas.

Si tu problema son los pechos pequeños puedes utilizar sujetadores con relleno o los llamados wonderbra que aumentaran visualmente su volumen. Además utiliza camisetas o vestidos estampados que harán que tus pechos parezcan más grandes.

Y si tienes los pechos grandes aprovecha y usa sujetadores ligeros. Los sujetadores sin aros son perfectos para ti. Además puedes usar este tipo de sujetador llamado bralette que consiste en un sostén algo más grande de lo habitual caracterizado con una pequeña cinturilla por debajo de la copa. La mayoría no tienen aros ni consistencia, son solo tejido y suele ser de encaje, pero hay variaciones. Los sujetadores formados solo de tela son perfectos para tu pecho ya que sujetan pero no los harán más grandes de lo que son.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo tener unos pechos bonitos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Belleza y Cuidado Personal o también te puedes descargar la app de moda BeautyTips, la aplicación ideal para estar siempre "Bella".

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre Cómo tener unos pechos bonitos

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo tener unos pechos bonitos
Fuente: juliettespassion.com
1 de 4
Cómo tener unos pechos bonitos