Compartir

Tratamiento de bolsas y ojeras sin cirugía

Tratamiento de bolsas y ojeras sin cirugía

Las bolsas y las ojeras son un problema que afecta a muchas personas. La verdad es que tienen su origen en diversas causas como, por ejemplo, la retención de líquidos o de grasa, aunque también puede haber detrás problemas circulatorios e, incluso, genéticos. Tener bolsas y ojeras hace parecer bastante más mayor de lo que realmente se es. Además, hay algunos casos en los que realmente es antiestético porque afean mucho el rostro. En los tratamientos se han conseguido importantes avances, no siendo ya necesario pasar siempre por el quirófano para someterse a operaciones y quitar las bolsas y atenuar las ojeras. Afortunadamente, hoy en día es posible hacer una blefaroplastia sin cirugía aunque las soluciones para acabar con este problema son todavía mayores.

Desde unCOMO, te vamos a indicar el mejor tratamiento de bolsas y ojeras sin cirugía para que puedas rejuvenecer tu rostro y verte mucho mejor.

También te puede interesar: Cómo desinflamar las ojeras

Qué es la blefaroplastia sin cirugía

Una de las opciones que hay de tratamiento para bolsas en los ojos y también para ojeras sin tener que pasar por el quirófano es la blefaroplastia sin cirugía. Bajo este nombre, hay un tratamiento innovador, que permite rejuvenecer la mirada y acabar con este problema.

Este tratamiento se aplica en varios pasos y, aunque no es una operación de estética, si es necesario aplicar una anestesia local (en crema o inyectada) porque es una zona del rostro muy sensible.

Y, ¿en qué consiste esta técnica? Varios son los pasos que se tienen que dar, comenzando siempre por la preparación de la piel para obtener buenos resultados:

  1. La piel de la zona de la bolsa y de la ojera siempre es bueno que esté bien nutrida para que la recuperación sea mucho más rápida. En este sentido, siempre previamente se trabaja para que la dermis de esta zona del rostro esté bien hidratada y mantenga su elasticidad.
  2. Tras esta preparación, comienza lo que es el tratamiento en sí, siendo el primer paso la aplicación de la anestesia local.
  3. El tercer paso es generar el plasma. Aquí se emplea un tipo de gas ionizado, que se caracteriza porque los iones están en estado libre, lo que le confiere cierta inestabilidad. De esta manera, al entrar en contacto con la superficie de la piel, se produce una desestructuración de los componentes de la epidermis por una diferencia en el potencial electromagnético. Además, se hace una bioestimulación de la dermis, que produce unas pequeñas costras en la zona que se caen en un tiempo aproximado de una semana.

El tiempo que se tarda en realizar el tratamiento variará en función del problema a tratar, aunque se estima que se necesita una hora y media para realizar todo el proceso. La ventaja está, aparte de no hacerse una cirugía, en que no hay cicatrices porque las costras se caen y no dejan marca. Tampoco aparecen hematomas.

En este otro artículo, para conocer mejor la diferencia, te contamos En qué consiste la blefaroplastia u operación de párpados caídos.

Tratamiento de bolsas y ojeras sin cirugía - Qué es la blefaroplastia sin cirugía

Tratamientos inyectables para quitar las bolsas y las ojeras sin cirugía

Además de la blefaroplastia sin cirugía, también hay otros tratamientos que permiten acabar con bolsas y ojeras sin pasar por el quirófano. La verdad es que son bastante efectivos y tampoco son complicados de hacer, consiguiéndose buenos resultados.

Varias son las opciones que se tienen, aunque en este caso se trata principalmente uno de los dos problemas, centrándose estos tratamientos bien en las bolsas o en las ojeras. No obstante, es posible notar mejoría en ambos problemas cuando se trata uno de los dos.

  • Carboxiterapia: este tratamiento consiste en poner en la zona unas microinyecciones de CO2. Los resultados se notan rápidamente, produciéndose una reducción de las bolsas. También las ojeras oscuras quedan más claras e, incluso, en algunos casos, pueden llegar a desaparecer del todo.
  • Ácido hialurónico: las microinyecciones con acido hialurónico son otro tratamiento efectivo para evitar pasar por el quirófano. En este caso, se utilizan preferentemente para rellenar la ojera, consiguiendo reflotar la piel que está debajo del ojo y que esté mucho más hidratada para que desaparezca ese color más oscuro. En este otro artículo de unCOMO te explicamos más sobre Cómo quitar las ojeras con ácido hialurónico.

Láser: ¿sirve para eliminar bolsas y ojeras?

Otro tratamiento de bolsas y ojeras sin cirugía es utilizar el láser. Realmente, es una técnica que no es de las más empleadas porque no permite acabar con este problema cuando la causa que origina las ojeras es una mala circulación o bien, las retenciones de líquido o cúmulos de grasa en el caso de las bolsas.

Sin embargo, sí es una técnica que se perfila más eficaz cuando las bolsas de los ojos se corresponden con un problema de flacidez de la piel. En estos casos, está indicado utilizar el láser fotona, que permite hacer una corrección de toda la zona periocular, ganando así en firmeza en la piel de esta parte del rostro.

Desde unCOMO, esperamos haberte ayudado a que conozcas qué tratamiento para bolsas y ojeras sin cirugía puedes realizarte, aunque siempre es conveniente que te pongas en manos de profesionales y consultes con ellos el sistema y técnica más indicado para solucionar tu problema concreto.

Tratamiento de bolsas y ojeras sin cirugía - Láser: ¿sirve para eliminar bolsas y ojeras?

Si deseas leer más artículos parecidos a Tratamiento de bolsas y ojeras sin cirugía, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Belleza y Cuidado Personal.

Escribir comentario sobre Tratamiento de bolsas y ojeras sin cirugía

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Su valoración:
Joana Osete pedescoll
Quitar las bolsas de los ojos con el mejor tratamiento que tengais siendo genético,
entre quanto oscila más o menos el precio??
Tambien tractais los párpados caídos??
Gracias!!

Tratamiento de bolsas y ojeras sin cirugía
1 de 3
Tratamiento de bolsas y ojeras sin cirugía

Volver arriba